Den franska och spanska polisen fortsätter sitt hårda arbete med att bekämpa terroristorganisationen ETA.

 
Det senaste exemplet är gripandet av en av de högsta ledarna, Izaskun Lesaka, och ytterligare en högt uppsatt medlem, Joseba Iturbide, i Frankrike. Gripandet skedde på et hotell i orten Mâcon sju mil norr om Lyon.
Lesaka anses vara en av de tre som för ett år sedan läste upp kommunikén om att man avbryter den väpnade kampen. ETA har dock kvar sin organisation och sina vapen, och så länge det består kommer rättsväsendet fortsätta sin kamp mot dem.
De två terroristerna var beväpnade vid gripandet. Polisen beslagtog även datorer och annan material som nu kommer att analyseras noggrant. De två anses ha deltagit i flera attentat, bland annat det senaste dödliga attentatet i Spanien då två polismän inom Guardia Civil mördades på Mallorca i juli 2009.
José Miguel Domingo, un vecino de La Chana de 54 años, se ahorcó ayer una hora antes de que una comisión judicial se personara en su domicilio para efectuar el lanzamiento de la casa y del local donde tenía instalada una pequeña librería-papelería. El fallecido solicitó una hipoteca de 240.000 euros en 2007 y dos años después el banco lo denunció por impago, iniciando un expediente para quitarle los inmuebles que tenía hipotecados en la calle Arzobispo Guerrero, esquina con Zegri Moreno de la barriada granadina de La Chana.
Francisco Domingo, un hermano del fallecido, lo halló colgado de una cuerda en el patio interior de la casa, sobre las 08.55 horas de ayer. «Cuando abrí la persiana de mi negocio me lo encontré ahorcado en el patio que se comunica con mi frutería y con la librería de mi hermano. Me quedé sin palabras y destrozado. Nadie se puede imaginar la situación», comentó ayer Francisco. El hermano del fallecido tenía un negocio en los bajos de la casa desahuciada y lindaba con otro local donde estaba la papelería, ahora en manos del banco.
Policía Nacional recibió una llamada a las 09.15 horas para acudir a la calle Arzobispo Guerrero, esquina con la calle Zegri Moreno, en La Chana, donde un hombre se había ahorcado. Una vez personados en el lugar, tanto Policía Científica como el grupo de Homicidios que realizaban las correspondientes pesquisas, se toparon con una comisión judicial y con otros efectivos de Policía Nacional, quienes se habían desplazado al lugar para ejecutar el lanzamiento de la casa y del negocio del fallecido. Cuando unos y otros se miraron a la cara, sin decirse nada, hallaron una buena pista para saber la causa del suicidio.
El fallecido vivía solo, no tenía hijos y no se le conocía pareja sentimental. Habitaba una casa heredada de la madre en 2007, justo el año en que solicitó la hipoteca de 240.000 euros y le compró a una hermana suya una parte del inmueble que esta mujer había recibido en herencia. Justo debajo de la vivienda tenía su negocio, la pequeña papelería, abierta en el año 1982. Su hermano Francisco regentaba una frutería, pared con pared con la librería del fallecido.
En el barrio de la Chana era bastante conocido por sus vecinos. Tanto la papelería como la frutería del hermano llevaban abiertas treinta años. «Solía colaborar bastante con la asociación de vecinos, efectuaba donaciones para la Cabalgata de los Reyes y en alguna ocasión nos ayudó con temas de instalaciones de sonido para conciertos u otro tipo de actos», comentó ayer el presidente del colectivo vecinal de La Chana, José Fernández, quien lo define como un hombre «muy amable, simpático y siempre dispuesto a colaborar en cualquier cosa que se le pidiera».
Vio el partido en un bar
La última vez que se le vio con vida fue la noche del miércoles en el bar Los Marines de la barriada de La Chana. «Aquí estuvo viendo el partido de fútbol del Real Madrid, se tomó unas cervezas y nadie le notó nada raro», comentó ayer un camarero de este popular establecimiento hostelero de La Chana. Un bar donde solía acudir casi a diario a comer o a llevarse la comida para almorzar en su casa.
La asociación de vecinos de la Chana convocó ayer por la tarde una reunión extraordinaria y, posteriormente, hubo una concentración espontánea con 300 personas en el barrio en señal de duelo y para protestar contra la intransigencia de las entidades bancarias a la hora de ejecutar los lanzamientos de viviendas por impago de hipotecas. «No podemos aceptar que ocurran este tipo de cosas. Los bancos deben ser más flexibles a la hora de comprender situaciones vitales muy dramáticas. El lunes, cuando sepamos la entidad bancaria que estaba detrás de este desahucio, haremos una concentración frente a su sede», denunció ayer José Fernández, presidente del colectivo vecinal de esta barriada.
La puerta de la papelería de José Miguel Domingo se encontraba ayer por la tarde con numerosas flores y velas encendidas en su fachada, depositadas allí por los vecinos en señal de solidaridad con la familia del fallecido. «Era una gran persona, muy amigo de todos los vecinos. Aquí se le quería bastante y a partir de ahora lo echaremos bastante de menos», se lamentaba Nazaret, otra vecina de la misma calle.
 

costadelsol_sjolund@costadelsol.st